I want to be like Jagger

Shine a light y aparecen ni mas ni menos que los Rolling Stones en el escenario. Shine a light, y es Martin Scorsese quien arroja esa luz que deslumbra al tiempo que deja mirar. Como si fuera la luna. Cualquiera puede mitificar a los Rolling Stones, Sólo alguien con esa mirada puede mostrarlos.

shine-a-light

Ahora sí que sí sé que I want to be like Jagger.

lacondesa

Esta es la chaqueta con la que La Condesa vestiría a la voz de sus Satánicas Majestades. Todo muy royal.

Sí, I want to move like Jagger, vestirme con camisetas de lentejuelas y que La Condesa diseñe un traje completo pensando en mi. Condesa, si alguna vez bebemos champagne juntas para empezar a hablar de patrones y materiales, te adelanto que me gustaría poner en femenino la soldado James.

Que Scorsese haga una peli sobre ti tampoco es una mala razón para querer ser Mike.

Buenos motivos, sí, pero lo que de verdad quiero es vivir como el señor Jagger, haciendo lo que me da la gana que, para mi, es el principal encanto de Shine a light. Casi 20 cámaras enseñan cada gesto, cada sonrisa, cada mirada que demuestra que los cuatro míticos se lo pasan bien, muy bien. Cada uno está exactamente donde quiere estar, en el mismo sitio al que llegaron hace 50 años. Y mantenerse ahí, sin aburrirse, tiene mérito.

Además, aunque no son todos los que están, han llegado juntos. Y no hablo de una unión metafórica, hablo de llegar físicamente juntos. Y eso es lo único que importa. ¿De qué serviría ser sus satánicas majestades si hubieran bajado demasiado pronto a reinar en el infierno? ¿Hubieran sido lo que son si sólo su generación los hubiera visto en directo? El mito estaría allí, ejemplos tenemos, pero sabemos que los únicos que de verdad se lo hubieran perdido son sólo ellos.

Haber llegado hasta aquí les hace ser tan auténticos. Por eso quiero ser así. Porque son viejos, sí, viejos, que no nos de miedo la palabra. Son viejos, flacos, hacen lo que les da la gana y cantan. Y además lo hacen bien, porque experiencia obliga. Son viejos y siguen llenando estadios con una sociedad que suele esconder no sólo a los quintos de los Rolling que han tenido la suerte de enamorarse de oficios menos mediáticos, si no que también jubila a los que son 20 años más jóvenes que ellos e incluso condena al paro a la generación de sus hijos por viejos, cuando sólo tienen 45 años.

Yo ya he elegido. Repito, quiero ser Mike Jagger. Quiero seguir, quiero estar y cumplir años, muchos años. Porque sólo los que nos quedamos aquí podemos hacer lo mismo que ellos: intentar ser tan auténticos como los que han hecho de nosotros lo que somos, añadiendo eso sí, nuestro poquito de gracia.

Para eso hay que conocer el origen del camino. El mío lo marcan dos puntos en la N-110.
No tengo ni idea de dónde acabará, pero sí sé que hay mucha gente que quiero que me acompañe y muchos lugares como el Teatro Juan Bravo y su teatro de cine a los que no quiero faltar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “I want to be like Jagger

  1. Aquí si me has dado:
    Creo que en La Condesa tendrían algún que otro encarguito conmigo también…El champagne o la caña, si hace falta, la pago yo!!!
    De acuerdo que con un toquecito femenino van preciosas, pero ese color pastel me sobrepasa; demasiado cursi para la #Beatle. #minimocomunmultiplo2013
    Muy acertado ese “soldadito de plomo”, al cual atendería con gusto con una #capadeenfermera, #AristocraciaDecadente2010, y el color, azul marino, por supuesto, soy una clásica!!
    Pero yo quiero volar aún más alto, aunque se me derreten mis alas, como a Ícaro… #Icarus #ARealHero2012 en negro, por supuesto ;)

    • Madre mía, ¡te has estudiado la colección! Mucho, y muy bueno, donde elegir. Iremos ahorrando. Un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.