#listaspara… un viaje en coche

viaje_en_coche

Inevitablemente, el imaginario veraniego va unido a un viaje en coche. Desde los míticos kilómetros a Benidorm en un buen 600 a la, cada vez menos aparatosa, operación salida del uno de agosto. Todo por carretera, por la N-110 o la que sea. Ahí nacieron mis ganas de comprar una buena furgoneta para viajar improvisando la ruta llevando la casa a cuestas. Eso sí, también tendría que ser posible que las vacaciones dieran más de si para llegar todo lo lejos que pudiera. Sé que también se puede hacer lo mismo en tren, quizás sea más evocador, pero las piernas no están ya para tanta mochila.  Y la espalda menos.

De momento, intento hacerlo en coche el tiempo que pueda, que tampoco es mal plan. Disfruto de la sensación de viajar, mirando por la ventana, parar dónde y como quiera. Cambiar la ruta si es necesario y llegar antes o después sin problemas. Así se puede. Sola o en buena compañía, eso es imprescindible. Como una banda sonora en condiciones. Para irse de vacaciones al país de Spotify en una #listaspara… un viaje en coche.

Ser Brigada, de Leon Benavente. Sé que esta canción forma parte de otra #listaspara, pero no puede no estar ahora mismo aquí. Por méritos propios, que pocos grupos tienen un nombre que es punto de partida y destino a la vez. Y pocas canciones resumen mejor el espíritu del viaje en coche que todos querríamos hacer.

Cuesta abajo, de Lorena Álvarez adaptada por León Benavente. Porque me pareció alucinante lo que hicieron con esta canción, una de las mejores de las Versiones Españolas de Radio 3. Y porque viajar cuesta abajo también es una buena forma de moverse.

A Real Hero, BSO Drive. Porque nunca un viaje a casa con un macarra pudo ser más romántico. Sin una sola palabra, casi como toda la película.

Thunder Road, de Bruce Springsteen. El único capaz de contar la nostalgia de un sueño algo machista completamente roto como una oportunidad. Así quiero yo tomarme la vida, subiendo a ese coche.

La carretera, de Julio Iglesias. Una baladilla para descansar un poco, para relajarse en vacaciones con una canción tan hortera como el propio mes de agosto.

Camino Soria, de Gabinete Caligari. Un ejemplo de que todo viaje se hace para llegar a un lugar como la Soria del Sr. Urrutia. Al escucharla algunos viajamos en el tiempo, también.

Ne me quitte pas, de Jacques Brel. Clasicazo para cantar a voces en un atasco como si nos fuera la vida en ello. Si más gente lo hiciera, conduciríamos todos algo mejor. La incluyo este año porque yo me voy a Francia. Sí, ya sé que es belga pero, después de escuchar esta canción ¿importa?

Boca en la tierra, Vetusta Morla. Ellos viajan en avión, pero es tan buena que me la reservo para cerrar esta lista. Ellos saben que un viaje, cualquiera, puede empezar por lo que nos echamos de menos. Directos al 2’56”. Y punto. Una excusa tan válida como que mi viaje empieza en el Sonorama Ribera.

Y poco más, hoy esta lista es breve porque que estoy a punto de coger el coche, ya veremos qué suena allí. Por si tu viaje es largo, te dejo alguna recopilación de las chicas de Perdóname si no vuelvo a casa esta noche, que siempre lo hacen muy bien.  Porque eso sí, te vayas o te quedes, que siempre sea con música.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.