Lotería

Foto: www.rtve.es

Foto: www.rtve.es

En Loterías y Apuestas del Estado ya es Navidad. Lo dice Justino, el vigilante nocturno estrella del primer anuncio navideño del año, que ya vendrán Freixenet, el Almendro o las marcas de perfumes a quitarle un poco de protagonismo. Empiezan pronto sí, para variar, pero teniendo en cuenta que el Sorteo del Gordo se celebra antes de Nochebuena y, sobre todo, que este año se han marcado un corto de animación muy cuidado, no me extraña que quieran lucirlo un mes entero, merece la pena.

Repiten la misma idea que la campaña anterior, el mayor premio es compartirlo, pero en esta ocasión se presenta envuelta en un mundo dibujado que pierde autenticidad, pero gana inocencia. La generosidad adulta deja paso a otra más ingenua, más lúdica, quizás un poco más navideña. Sea porque la realidad nos impulsa a celebrar más, o sea por la perversión de vestir de candidez un juego de azar, de lo que me alegro es de que dejen de gastar su presupuesto en caras conocidas y lo inviertan en ideas, que este spot sí que da gusto verlo.

La campaña de la Lotería del Gordo ha sobrevivido a un calvo, un coro de famosos, y el año que viene tendrá que pasar página al compartir es vivir de estas dos últimas ediciones. ¿Qué nos contarán? Ya sé que son las fechas que son y no podemos escapar de las buenas intenciones pero, puestos a defender el sorteo navideño como algo tan español ¿por qué no hacer nuestra también esta campaña? Y no me refiero a darle un toque de humor o destacar nuestra manera de vivir, que eso ya se lo ha pedido Campofrío, hablo de centrarnos en las ganas de ganar dinero rápido y, sobre todo, de gastarlo. Sería mucho más divertido ver un anuncio protagonizado por alguien a quien le cayeran millones, de los de verdad, nada de picos para tapar agujeros, ¿qué haría esa noche? No se quedará en casa tan tranquilo, estoy segura de que protagonizaría ese anuncio que se recordará años, ya lo creo. Un fiestón, gente normal gastando mucho dinero de forma obscena, quemando billetes y tarjetas de crédito en caprichos escandalosamente caros por inútiles, perseguidos por una legión de aduladores peseteros con los que, por ejemplo, se bañaría en champagne en su nuevo jacuzzi (algo que no me extraña después de probar los espumosos que A la volé presentó en Venta Magullo dentro del Otoño Enológico de la Fundación Caja Rural). Sería un banquete pagado con ese décimo guardado para alguien que al final no se devolvió, con cientos de banqueros como comensales persiguiendo a los mismos a los que antes no recibían en su despacho, esos hombres y mujeres que ahora cumplen secretas fantasías como si nadie les viera, disfrazados con el poder que otorga el dinero. La vida real de un 1% de la población mundial.

Vamos, un pasote protagonizar esa campaña publicitaria sobre ese primer día pero, ¿qué hacer con el resto de tu vida? Eso sí que es un regalo, porque si hay algo que sólo se puede pagar con mucho, mucho dinero es la libertad de no estar obligado a hacer tu tiempo rentable, económicamente hablando. ¿Para qué, si tienes más dinero del que puedes gastar en dos vidas? Puedes pasar el tiempo escribiendo tonterías que nadie va a leer, incluso dedicarte a ello a jornada completa. Si te gustara tanto tu trabajo que quieres seguir haciéndolo, no necesitas luchar contra el mito de la conciliación familiar, trabajas cuatro horas al día y listo. Medio año de vacaciones, viajar sin preocupaciones, dedicarte a esa rara afición que sólo te interesa a ti, grabar un disco cuando no sabes cantar, ¿qué mas da? Ya tienes dinero, y con ello el lujo de dedicarte a lo que siempre quisiste hacer… y este tema sí que daría para sucesivas campañas de la Lotería de Navidad.

Sueños aparte, soy segoviana y no, no me tocó el Gordo hace unos años, a ver si esta vez se da algo mejor. Pero, digo yo, el día 22 volveré a pensar que los míos disfrutan de verdad su salud. Y que quien más gana con todo esto es Hacienda que, al fin y al cabo somos todos, aunque sólo permita quemar dinero a ese 1%.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “Lotería

  1. Yo! Yo! YOOOOO!!!! Soy la que tiene apuntado en un papel exactamente cada una de las cosas que hacer cuando me toque la lotería, porque a mí: ME VA A TOCAR! No sé cuándo, pero estoy preparadísima :)
    Yo, es que, con lo que se refiere a Navidad… Soy muy de estas fechas, de
    los míos y eso, que TODO el mundo me
    dice: “ya te dejarán de gustar”, qué
    agoreros…!!!
    Lo diga Justino o Raphael o quién quiera en anuncios, yo prefiero felicitar esos días a mis premios de la vida, dicese, mi gente, en persona, y si no, por postalilla navideña!
    Por si acaso, y en noviembre:
    Feliz Navidad #n110

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.