El tiovivo

“La vida es un tiovivo que da vueltas hasta marear y luego te apea en el mismo sitio en que has subido.”

Eduardo Mendoza, La verdad sobre el caso Savolta

Si tuviera que elegir un superpoder sería el de viajar en la Historia, siempre lo he sabido. He vuelto a acordarme de ello después de ver la serie de TVE El Ministerio del Tiempo. Sí, ya sé que no es fiel a lo que hemos estudiado, que tiene muchas anécdotas inventadas y que recrea personajes de los que no sabemos si tenían carácter o no pero, ¿qué más da? Para eso está la ficción, a mi me entretiene. Y si yo viajara en el tiempo, lo haría exactamente igual que ellos.

Querría disfrazarme y volver atrás buscando los lugares conocidos, las referencias que sigo manejando. Volvería, en definitiva, para reconocer lo que ya conozco, para moverme así en mi realidad con la ventaja que otorga saber lo que va a pasar.  En cierto modo, es algo que buscamos en nuestra propia historia, no hace falta irse muy lejos. ¿Quién no ha deseado alguna vez volver a los 20 años sabiendo todo lo que sabe ahora? Yo volvería por un ratillo, para ver si realmente todo esto me ha servido para algo. Para saber si recuerdo lo que he vivido, lo que ya ha pasado, ver si lo que me hacía feliz entonces lo sigue haciendo hoy. Si ya buscaba el tipo de gente que me hace estar bien a gusto o si no recuerdo absolutamente nada. Estaría bien saber si he ido aprendiendo por el camino y ver si sólo me engañaron una vez (entonces sería culpa suya). Si ha vuelto a pasar, no debería martirizarme, pero si aún sigo recayendo… tendría que empezar a planteármelo, digo yo.

Supongo que para aprender se necesita memoria. Y tiempo para experimentarlo, evidentemente. Tiempo que se mide en cumpleaños, así que festejemos cada aniversario. Y, por qué no, cada arruga y cada cana, que no dejan de ser pequeñas celebraciones físicas que nos recuerdan que seguimos aquí.

Otra manera de viajar en el tiempo es ver viejas fotografías, como las que tomó en su día Aurelio Pérez Rioja y que ahora se guardan en el Palacio de Quintanar. Imágenes que nos muestran que tanto las ciudades como nuestras ropas ya no lucen tan auténticas, no así nuestras miradas. Y que por muy modernos que nos pongamos, la fotografía sigue siendo luz. Tienen hasta el 31 de mayo para disfrutarla.

mad_men

Foto: Aurelio Pérez Rioja

Pero quizás lo más interesante sea viajar hacia atrás en nuestra historia. Eso podemos hacerlo, sólo tenemos que coger nuestros álbumes de fotos, sean digitales o no. Porque, como hace Don Draper en esta escena de Mad Men, convertir técnica en emoción es tan sencillo como decidir ser protagonistas del uso que demos a ese nuevo invento. Y eso podemos hacerlo con Kodak o Facebook. En su época fue un carrusel que, volviendo al principio, sólo le  dió vueltas para bajarle en el mismo sitio. Como sucede en el mismísimo Ministerio del Tiempo, como creo que me pasa a mi también. Por muchos viajes en el tiempo que hiciera, haya aprendido algo o no, sé que la que viaja siempre seguiría siendo yo. Con los mismos miedos, con los mismos anhelos, porque, estoy segura, lo único que queremos es ser queridos. Cuidados. Comprendidos. Lo sabe incluso el mismísimo Don Draper.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “El tiovivo

  1. Y hay quien quiere teñirse y borrar las canas… #inconscientes #mensajesocultos
    Sólo hay que difuminarlas, que se note que hemos vivido, coño!!! #upsss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.