Sería terrible vivir sin música

La semana pasada se celebró el Día Europeo de la Música. Ni  me acordé porque hacía mucho que supe que no podía ir al MatMadFest, festival que coincide con esta fecha. Y se me olvidó, ya digo, pero Virginia Díaz y su 180 grados del viernes pasado me lo recordaron. PROGRAMÓN. De verdad, si aún no lo has hecho, escucha cómo algunas de las voces más conocidas de Radio 3 hablan por un día sobre ellos para explicarte por qué sería tan terrible vivir sin música. Y sí, titulo intencionadamente un texto sobre un programa de Radio 3 con un antiguo eslogan de los 40 porque, de una manera u otra, ambas emisoras son imprescindibles en mi forma de entender la música. 

Volviendo al programa, todos sus protagonistas eligen una canción, sólo una, para poner ritmo a sus argumentos. Si aún no has llegado a este link de 180 grados, estás tardando. A mí me podría la curiosidad sobre tan ardua tarea, similar a elegir el día más importante de mi vida, eso que para tanta gente parece tan fácil. Mi elección cambiaría cada momento, ¿cómo valorarlo sopesandolo contra lo que estoy viviendo en este instante? Mi presente siempre pesa más que el pasado, aunque cargue con ello. Pero, a lo que íbamos, ¿cómo separarlo? ¿Qué es música? Música soy yo. Música eres tú, con o sin pupila azul. La vida entera es música, como dice Julio Ródenas en este programa especial. Cada momento, de forma consciente o no, está acompañado por canciones que componen nuestra banda sonora personal. Una melodía en un anuncio, la música que escuchas al entrar en una tienda de ropa o la sintonía de tu programa diario. El disco que te regaló un amigo y que llevas siempre, siempre, puesto en el coche. El  recopilatorio con el que empiezas a cocinar o la emisora de radio con la que después degustas los platos. Nuestro baile del viernes, que diría Sidonie. Es inseparable. Por eso es una putada que un día te dejen mientras suena una de tus Canciones Con Mayúsculas. Aunque bueno… qué bien sienta ese primer beso con la canción que sea… 

Desayuno música cada día. Me deja ver a través de los oídos y vivir con los ojos cerrados, que ya sabemos que es fácilVuelvo a sentir aquello que me hizo temblar hace ya muchos años, o ayer mismo, con tan sólo dos acordes, que ya estamos viendo que ni el Alzhéimer es capaz de borrar nuestra memoria musical. Podría seguir diciendo un montón de tópicos que se resumen en uno sólo: me salva la vida varias veces al día. Sin más. Sigo sorprendiéndome cuando escucho la melodía que un desconocido ha compuesto expresamente para mí. Notas, sólo eso, notas escritas en un pentagrama rectilíneo que muestra la salida al nudo que acaba de deshacer. Porque bailando te unes a tus iguales y te acercas a tus diferentes. No hace falta ni saberse la canción, ni siquiera estar en el mismo sitio: con una buena conexión a internet, una cuenta en spotify y un perfil en redes sociales tienes mucho hecho. 

Hoy el nudo lo deshace Fix you, de Coldplay, no por típica menos valorada. Hoy sólo quiero escucharla, no discutir sobre cifras de ventas capaces de desprestigiar a un artista, debate que nunca entenderé y que siempre acompaña a esta banda. Suena ahora Coldplay porque, aunque lo que mueve haya cambiado por completo, me sigue dando una vuelta entera. Como la vida misma.  

En definitiva, dejad que la música, sea la que sea, se acerque a mí (versionando otro famoso eslogan). Segovia estos días suena bien, muy bien. Ya sea a verbena y conciertos gracias a San Juan y San Pedro; a la tradición sin electricidad de los Conciertos de las Velas de Pedraza; o bien maridada en el Festival Música con Gusto. Música en directo para todos. Que aproveche.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “Sería terrible vivir sin música

  1. Nunca un plato supo tan bien!!!
    Que te aproveche a ti también :)
    Y de postre… Mmmmmm #u2 siempre me dejan buen sabor de boca.
    Para esos jóvenes con “inanición musical”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.